Segunda fermentación

Tras los últimos pasos, ya casi tenemos nuestro vino, nos falta la fermentación maloláctica, en la cuál el ácido málico pasa a ácido láctico, que es más agradable al sabor. Este proceso puede durar desde 10 días hasta 3 meses. Por lo que requiere paciencia y unas buenas condiciones para que se produzca

fermentacion

Esta fermentación reduce la acidez y provoca una mejor sensación en boca. Al mismo tiempo si realizamos correctamente este proceso, evitamos fermentaciones indeseables. Conseguiremos más suavidad e untuosidad en el vino.

La temperatura ideal para que se desarrolle es entre 19º y 23º. 

En esta fase se debe evitar el contacto del vino con el oxígeno para evitar el picado. Ya que no podremos corregirlo una vez que suceda.